Transformers: ¿Será verdad esto de la Transformación Digital?

Realizado por: Manuel Ruiz Aldereguia

Alción TI

La tan anunciada “Transformación Digital” no es más que la consecuencia lógica de los cambios y avances que se han llevado a cabo en las tecnologías de la información. Las empresas llevan años, realmente toda su vida, transformándose y adaptándose, si no, ya no estarían aquí, habrían desaparecido. La transformación digital tiene algunos conceptos y particularidades que los diferencian de otras transformaciones tradicionales, pero también muchas similitudes.

Un punto importante a tener en cuenta en cualquier tipo de transformación empresarial, y aunque sea una perogrullada comentarlo, es que las empresas siguen haciendo lo mismo. Si produce y vende moda, o alimentación, o servicios, la empresa sigue realizando las mismas actividades, no cambia en ese sentido. Simplemente hace las cosas, o hace otras cosas, a través de tecnologías que permiten incrementar el valor al cliente o reducir coste, lo cual incrementa sus ventas y sus beneficios.

Las transformaciones tradicionales consisten en implementar metodologías o herramientas tipo LEAN, SCM, BPM, ERP, CRM, etc., que permiten cambiar los modelos de negocio, los procesos y las capacidades de las personas, para una vez cambiado lo anterior introducir la tecnología que sustente dichos cambios. La Transformación Digital consiste en introducir primero la tecnología que gestione los procesos de negocio y después se adaptan los modelos de negocio y las capacidades de las personas. Esto parece que es poner el carro delante de los bueyes, pero nada más lejos de la realidad. La realidad es que ya no se necesitan los bueyes, las cosas han cambiado gracias a la tecnología, principalmente a la Inteligencia Artificial.

Una cosa común a los dos modelos, la transformación tradicional y la digital, es que ambos se basan en datos, procesos y personas-La diferencia es que en el modelo tradicional los datos se obtienen una vez pasado el proceso y después se analiza si este fue correcto, y las personas lo corrigen. La transformación digital, basada en la inteligencia artificial, utiliza los datos para tomar decisiones, corregir el proceso y mejorar las futuras decisiones, teniendo en cuenta que las decisiones que asume la IA están basadas no solo en datos estructurados, sino también en datos no estructurados (texto abierto, voz, imágenes, …).

Es obvio que, si los datos son incorrectos, o erróneos, los resultados, o las decisiones, serán incorrectas o erróneas, no se pueden tomar buenas decisiones con malos datos. Con lo cual, lo primero que hay que garantizar, en cualquier caso, es la calidad de los datos. ¿pero que pasa si el proceso es incorrecto? En la transformación tradicional, primero hay que analizar y cambiar el proceso, y después se implanta la tecnología. En la transformación digital se pone primero la tecnología, y el sistema nos irá avisando de los fallos del proceso, y si es posible, lo irá rectificando, sino avisaría a las personas que deberían rectificarlo. ¿y que pasa con las personas?, pues que en la transformación tradicional se dedican a resolver problemas, y en la transformación digital se dedican a aportar valor a los clientes, a los procesos, y a la empresa, lo cual aporta un importante valor diferencial, es tiempo útil y aplicable directamente al beneficio de la empresa y los clientes.

El mantra que se repite continuamente es que con la transformación digital las empresas tienen que darse la vuelta como un calcetín, cambiando su cultura, organización, estructura, personas, etc., etc., nada más lejos de la realidad. Las personas deben dedicarse a desarrollar mejor sus competencias profesionales, que es por lo que lo contratan y lo que da valor a la empresa y los clientes; comprar mejor, hacer mejores productos, ponerlos en el mercado más rápido, distribuirlos correctamente, … apoyándose en la Inteligencia Artificial para poder tomar mejores decisiones, pero no deben “transformarse” en “tecnólogos”, la tecnología tiene que ayudarles para que puedan centrarse en sus competencias y conocimientos, y en hacer mejor lo anterior. Lo qué si es verdad es que las cosas hay que hacerlas de otra manera, pero eso es una adaptación de las personas, algo sencillo y con poca resistencia al cambio, sobre todo si les produce beneficios y mejoras, no es necesario llevar a cabo una “transformación” de las personas.

Un punto fundamental para la transformación, sea del tipo que sea, es querer llevarla a cabo, otra perogrullada, pero hay que tenerlo muy en cuenta, no nos metamos impulsados por modas o porque lo está haciendo la competencia. Hay que tener muy claro que lo realmente importante es saber cómo la transformación digital nos va a ayudar a ser más competitivos, para lo cual tenemos que conocer; “qué, cómo, cuando, donde, quien, …”, de tal manera que la Transformación Digital y la aplicación de la IA permita cumplir con la estrategia y los objetivos definidos por la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. .

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar