Regreso al Futuro 4.0 o los mitos de la Inteligencia Artificial

Manuel Ruiz Aldereguia – Alción TI

Enero 2019

Resultado de imagen de regreso al futuro 4

Estoy realmente sorprendido. Cuando asisto a conferencias y seminarios relativos a la Inteligencia Artificial (IA), la Industria 4.0 (I4.0), Internet de las Cosas (IOT), etc., me veo transportado 40 años atrás, cuando estaban empezando los temas de calidad, y yo empezaba a trabajar en tecnología con el procesador Z-80 y lenguaje ensamblador, y en el mejor de los casos me veo transportado 30 años atrás, cuando me dedicaba a temas de Visión Artificial, aderezada con algo de IA. Es un “regreso al futuro”, se dicen las mismas cosas que entonces; lo importante son las personas, la gestión del cambio, la adaptación, el que no se adapte saldrá del mercado, no tiene futuro, etc., etc. y los más curiosos es que antes tenían razón, …… y ahora también.

Aparentemente, lo que más preocupa es si las personas que no se adapten a la tecnología podrán seguir trabajando y tener un futuro. Y la respuesta es SI, en su empresa o en otra, no importa. A lo mejor su trabajo lo hace un robot, pero aparecerán nuevos trabajos para reparar, mantener, actualizar, y sacar de paseo a los robots, o como el robot le ha quitado el puesto se puede dedicar a actividades que aporten más valor a la empresa y produzca mayores beneficios que estar en un puesto que cualquier robot podía hacer. No se pretende bajo ningún concepto sustituir a la inteligencia humana, sino en combinarse con ella a través de un formato disruptivo y colaborativo, como es la Inteligencia Artificial y sacar mayor provecho de las personas.

Es verdad que cuando empezó, por ejemplo, el MS-DOS teníamos que aprender el sistema operativo para poder utilizar el ordenador, a parte de saber que debíamos pedirle o que ventajas nos daba ese ordenador, lo mismo pasaba con los ERP, CRM, SCM, … había que aprender la herramienta y conocer la materia sobre la cual pedir información o gestionar; financiera, logística, RRHH, ventas, … , con lo cual efectivamente o te adaptabas, y conocías, esas herramientas o estabas fuera.

El cambio en este nuevo paradigma de la IA es totalmente diferente a los anteriores, es un cambio rupturista, brutal, que no solo afectará al trabajo, sino a nuestra vida cotidiana, pero intuyo que será un cambio a mucho mejor. Y eso es lo que parece que los “expertos” que hablan de la IA no entienden, aquí no hay que adaptarse a nada, no hay que conocer nuevas herramientas, excepto los expertos, las herramientas se adaptaran a nosotros, lo cual permitirá que nuestro conocimiento, financiero, logístico, …, lo apliquemos mejor y aportemos más valor a la empresa. Las empresas necesitan profesionales con altas capacidades, no expertos en ERP’s, CRM’s, Big Datas, IA, o similares.

La IA no hará nada que un hombre, o varios, no sean capaces de hacer, le transmitiremos nuestra inteligencia y serán sistemas IA (algoritmos) capaces de interpretar lo que tiene que hacer, lo cual, o bien nos lo presenta para que tomemos la decisión que consideremos oportuna (soporte a la decisión) en función de las probabilidades de éxito que el sistema considere, o el sistema toma el control y las decisiones (decisión autónoma). Esto último, autónomo, será el caso de los vehículos “inteligentes”, el vehículo tomará las decisiones que considere en función de los datos que recibe, y el “pasajero” no tendrá necesidad de sacarse un carnet de conducir, no necesitará ese conocimiento, ni tan siquiera conocer las reglas ni el camino a seguir, el vehículo lo hará por nosotros. Esto mismo es aplicable a la empresa, el sistema tomará decisiones de producción, contratación, entregas, ventas, almacenamiento, etc., en base a la información que recibe, los éxitos obtenidos y la estrategia que la empresa haya definido; retorno de la inversión, incremento de beneficio, servicio al cliente, etc. y las funciones que integren el algoritmo de IA responderá en función de todos estos conceptos, y esta es la gran diferencia con los sistemas tradicionales; primero, que los sistemas tradicionales te dicen lo que ha pasado, y tu aplicas la inteligencia para interpretar lo que puede pasar, la IA te dice lo que puede pasar, la decisión a tomar, y segundo, que los sistemas tradicionales siempre dan la misma salida (respuesta) a la misma entrada (datos), y la IA puede dar diferentes respuestas para los mismos datos, pues no es un sistema secuencial, es un sistema inteligente basado en las condiciones y el contexto.

¿Qué significa lo anterior?, lo anterior significa que no hay que preocuparse tanto por la tecnología, ni por si las personas se adaptarán a dicha tecnología, naturalmente que sí. Todo el mundo tiene en el bolsillo un Smart Phone que dispone de muchísimas funcionalidades de IA, y no tienen problemas, es más les ha hecho la vida y el uso más fácil.

El problema no es la adaptación a la tecnología, “no preguntes que puede hacer la tecnología por ti, si no que puedes hacer tu con la tecnología existente”. En estos momentos la tecnología va por delante, y la dificultad estriba en que las personas de negocio sepan que tecnología tienen que utilizar, y los tecnólogos sepan que tecnología tienen que aplicar para el negocio. Ese es el verdadero problema, el GAP existente entre negocio y tecnología.

La pregunta que muchos pueden hacerse es: si un sistema de IA hace lo mismo que las personas, para que necesito el sistema, sigo con las personas haciendo ese trabajo y me quito problemas. Ahí es donde coincide con los sistemas tradicionales, regreso al futuro 4.0, en el sentido de que el que no adapte se queda fuera. Las decisiones de estrategia, distribución, producción, etc., pueden necesitar diferentes expertos y tardar varios días en analizar los datos y tomar la decisión, y en ese tiempo no aportan valor a la empresa y si tienen que hacerlo constantemente, por ejemplo, compras con petición de ofertas, análisis de ofertas, decisión de proveedor, pedido, etc., es un tiempo y un esfuerzo enorme, un sistema de IA puede dar soluciones en tiempo real, trabajar 24×7 y hacer miles de transacciones, y mientras tanto las personas que hacían este trabajo se dedican a buscar mejores productos y proveedores, abalizar las necesidades del clientes, etc., o sea aportar mayor valor a la empresa.

En definitiva, y como resumen, el concepto básico de la IA no es hacer a los ordenadores más inteligentes que a las personas, es hacer a las personas más inteligentes con ayuda de los ordenadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. .

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar