¿Qué está cambiando en mi cadena de suministros?

Desde hace ya dangerous-truck-1255590-1280x960tiempo, los directivos son conscientes que la competencia se produce entre redes, no entre empresas aisladas. Un ejemplo conocido es el sector del automóvil, en el que los fabricantes de coches han externalizado una gran parte de los componentes que utilizan en su construcción.

Gran parte del éxito del modelo se ha debido a la coordinación que existe entre los distintos eslabones de la cadena, donde, por ejemplo, un fabricante de asientos conoce únicamente con unas dos horas de anticipación al montaje del asiento en el coche qué vehículo se está fabricando y por lo tanto qué asiento tiene que fabricar y enviar a montaje.

Este ha sido nuestro modelo de éxito hasta ahora, y ha sido copiado con mayor o menor éxito por otros sectores, pero la irrupción de nuevas tecnologías en el entorno industrial y en el de la logística permiten imaginar un futuro en el que estas prácticas suenen a “viejas” dentro de poco, y que la obsolescencia de los métodos de trabajo de muchas empresas sean aún más patentes.

¿Qué está ocurriendo hoy? Los clientes desean más personalización de los productos, entregas más rápidas, sin errores, y a un coste bajo. Tecnologías que han evolucionado en los últimos años como la ingeniería de materiales asistida por ordenador, el Big Data, la robótica inteligente, la Internet de las Cosas, la impresión 3D, la comunicación entre máquinas (M2M), y algunas más, nos permiten acercarnos a esta realidad.

Vamos a un mundo en que las fábricas se comuniquen entre ellas, las máquinas se adapten a los deseos, los clientes diseñen lo que quieren y lo puedan conseguir en plazo y coste ajustados, los camiones sean autónomos, los drones entreguen las mercancías, … Todo esto ha sido probado y está evolucionando.

El empresario que no lo vea venir estará fuera de mercado. No se trata de implantar robots inteligentes en todas las plantas, pero sí que se trata de estar preparado para que los pedidos lleguen de manera automática, que la planta se reconfigure sola al recibir el pedido, o que los procesos se ajusten en mayor o medida con poca o ninguna intervención humana.

¿Cómo prepararnos para el cambio? Para empezar, conociendo bien las mejores prácticas de nuestros competidores y de otros sectores, involucrando a todas las áreas de la empresa. Contando con asesores externos que nos traigan conocimiento de lo que se mueve, de lo que cambia, de lo que hacen otros, y que nos hagan reflexionar sobre la forma de aplicarlo en nuestra empresa y con nuestros clientes y proveedores.

Y si no estamos dispuestos a empezar a caminar en esa dirección, ya nos harán hacerlo nuestros clientes, o nos cambiarán por otro proveedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. .

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar