¿Qué es la industria 4.0 y qué tiene que ver conmigo?

Velaro-RUSLlevamos algún tiempo oyendo hablar de Industria 4.0 en los medios, a veces bajo este nombre, y a veces bajo el nombre de Smart Factories, que es un nombre más habitual en Estados Unidos.

Personalmente, prefiero la primera denominación. Los cambios que ya estamos viendo están suponiendo una completa transformación en todo el entorno de los negocios, y no tienen que ver únicamente con el proceso productivo. Hay quién habla de cuarta revolución industrial, y tiene una gran diferencia con las anteriores en su mayor velocidad de implantación y su alcance geográfico, que podríamos definir como global desde el primer momento.

Pero, ¿en qué consiste y qué se basa este cambio? Nos falta perspectiva histórica para definirlo con propiedad, pero podemos tratar de listar en qué se basa y qué está ocurriendo ya.

Si tratamos de listar las tecnologías que nos animan a hablar de una nueva revolución industrial, podemos clasificarlas en dos grandes familias:

  1. Nuevas tecnologías desarrolladas en los últimos años
    1. Big Data, que permite el manejo de grandes volúmenes de datos y la extracción de información a partir de ellos.
    2. Cloud Computing, que ha facilitado y abaratado el desarrollo y la ejecución de aplicaciones informáticas desde cualquier lugar del mundo.
    3. Robótica autónoma, y muy particularmente el mundo de los drones, aunque también la comunicación máquina a máquina, los vehículos autónomos,..
  2. Tecnologías que ya existían, que se han popularizado últimamente:
    1. Impresión 3D, que permite producir pequeñas series en distintos materiales, de manera rápida y a un coste razonable.
    2. Internet of Things, o Internet de las Cosas, que se apoya en la comunicación entre sistemas, y que sirve de base en el diseño de ciudades inteligentes.

Muchos de estos cambios nos parecen ciencia ficción, o que van a tardar mucho en aparecer. Sin embargo, ya existen numerosos ejemplos de que los cambios se están produciendo a una velocidad de vértigo, ya sea como proyecto piloto o como implementación real.

Estos son algunos ejemplos reales de aplicación de estas tecnologías en fabricación, distribución y servicios, que nos demuestran que la implantación va a ser más rápida que en revoluciones tecnológicas anteriores:

 

Parecen ejemplos aislados, pero, aunque así lo fueran, nos estarían mostrando una tendencia clara: el uso de las tecnologías actuales va a transformar nuestras vidas en un plazo muy breve.

Esta es la punta del iceberg, y estamos empezando a ver nuevos modelos de negocio que no existían hace poco tiempo, y que vienen soportados por estos adelantos:

  • Ya hay aplicaciones en el entorno del mantenimiento predictivo como la monitorización de los motores de avión que ha desarrollado Rolls Royce y que permite adelantarse a posibles fallos, ahorrando en los elevados costes que suponen tanto el mantenimiento predictivo como las averías.
  • Siemens ha desarrollado un nuevo modelo de negocio consistente en el alquiler del servicio de las cabezas tractoras de ferrocarril, de forma que cobra por uso en lugar de vender la máquina. Al conocer muy bien el estado de cada máquina gracias a la sensorización, y poder comparar con sus históricos usando técnicas de Big Data, Siemens puede predecir las averías y hacer las reparaciones en las paradas programadas. Para el cliente ha supuesto una variabilización del coste y para Siemens una ventaja importante en costes (y por lo tanto en el precio de venta), pudiendo dar el mismo servicio con menos material.
  • Michelin está ofreciendo un nuevo servicio a grandes flotas de transporte basado en cobrar los neumáticos por su uso, reemplazándolos en el momento en que su desgaste empieza a suponer un mayor consumo energético, y por lo tanto empieza a compensar cambiarlos. Todo ello basado en datos reales de cada vehículo.
  • Waze, hoy una filial de Google, recoge información de todos los conductores conectados a su GPS, pudiendo informar de las retenciones de tráfico y ofrecer rutas alternativas en tiempo real.

 

Parecen aplicaciones y tecnologías caras, únicamente accesibles desde empresas grandes y con gran capacidad financiera. Pero, si nos fijamos en la historia de la tecnología, vemos que las mejoras se aplicaron en tiempos cada vez más cortos en empresas de todos los tamaños. Si únicamente las empresas grandes pudieron tener máquinas de vapor en sus primeros tiempos, hoy todas las empresas tienen internet, correo electrónico, o página web, que son tecnologías con 15-20 años de edad desde que empezaron a estar accesibles al gran público.

Recuerdo que el primer modem que vi fue en 1988 en el taller que tenía el padre de un compañero mío de clase. Una empresa pequeña, del sector del metal, que era proveedor de primer nivel de un fabricante del sector del automóvil, que les había obligado a recibir los pedidos y reportar la producción por vía electrónica.

Hoy, la competencia es mucho más dura, y me atrevo a asegurar que el movimiento va a tener que ser el contrario. Los pequeños tendrán que ser capaces de ofrecer un servicio diferente, basado en tecnologías de la Industria 4.0, que les permita mantenerse, y que sus clientes agradecerán y pagarán en función del valor que le aporten.

El cambio no debe ser únicamente tecnológico, que mejore lo que ya se está haciendo. Tendrá que tener una propuesta de valor distinta, soportada por la tecnología, pero que no hubiera sido posible sin ella. Esto permitirá que proveedores pequeños, con ideas novedosas y equipos motivados, puedan destacar y competir con los grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. .

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar