¿Cómo transformo mi negocio en 4.0?

Dog

Foto: Steve Jurvetson

En algún momento seremos capaces de definir con propiedad lo que es la Industria 4.0. A día de hoy, podemos intuir cuáles son sus principales características, los avances en los que se apoya (faltan muchos con total seguridad) o cuál va a ser su influencia en la sociedad, pero todavía nos falta perspectiva histórica.

Lo que ya podemos observar es que hay empresas que han introducido nuevos modelos en su negocio tradicional, ya sea con el objetivo de ganar en competitividad, ya sea para alcanzar nichos a los que no podían llegar anteriormente.

Hace unos días, reunidos con un miembro del comité de dirección de una de las grandes empresas españolas y responsable de su parte industrial, nos comentaba que para lanzarte en la Industria 4.0 necesitabas tener un plan claro con objetivos y una ruta. No coincido completamente con esta opinión. Creo que si aplicamos el sentido común empresarial “clásico” tiene razón, pero también creo que no hay perspectiva de negocios, de tecnologías, de usos, …, que nos permita trazar ese plan sin temor a equivocarnos o a tener que modificarlo casi mensualmente. Básicamente, creo que lo resumiría diciendo que no podemos trazar un plan porque no sabemos dónde vamos a estar en un par de años: ni qué tecnologías va a haber, ni lo que van a costar, ni qué estará ocurriendo entre mis competidores, ni qué demandarán mis clientes o qué ofrecerán mis proveedores, …

Creo que es el momento de aprender a utilizar las nuevas tecnologías, de construir y probar nuevos modelos de relación con clientes y proveedores, con inversiones controladas y que se recuperen a corto-medio plazo, pero que nos ayuden a iniciar el cambio de cultura que se tiene que producir en el entorno empresarial en pocos años.

¿Y por dónde empezar?

  • Examina tus productos, y revísalos desde cero. Analiza qué valor aportan a tus clientes, si son capaces de actualizarse de alguna forma, si generan ingresos recurrentes, si se anticipan de alguna forma a su entorno, si están suficientemente personalizados, cómo le darían más valor al cliente, … Como lo más probable es que hacer esto por tu cuenta te resulte complicado, busca a alguien que te ayude a reflexionar.
  • Escoge un producto o una familia. Imagina cómo aportaría más valor a alguien (a ti o a tus clientes o a tus proveedores), y traza una primera estrategia de evolución del producto que incluya un primer análisis coste-beneficio. Es aquí donde tienes que romper la barrera habitual del precio, y pensar en términos de coste de adquisición para tus clientes. En general, los clientes están dispuestos a pagar un precio mayor si el producto tiene menor coste para ellos. Todavía no es el momento de dejar que la tecnología te limite. Hay mucha tecnología en el mercado a precios muy bajos, y los costes de desarrollo de la que no hay han caído en picado en los últimos años.
  • Habla con tus clientes y proveedores. Intenta conocer el valor que les puede aportar tu proyecto. Es probable que descubran nuevos usos, nuevas oportunidades de creación de valor, e incluso que estén dispuestos a participar en la inversión. Comprueba qué cambios organizativos va a requerir en tu empresa y comparte los retos con tus empleados, no tengas miedo a involucrar a aquellos que piensan diferente.
  • Construye con ellos un plan de acción, que deberá incluir una prueba del concepto, y ponlo en marcha.
  • Revisa los resultados, comprueba si tus previsiones se han cumplido, y busca la forma de ampliar tu sistema a otros productos. Es posible que en este momento quieras cambiar total o parcialmente la tecnología y/o los procesos.

¿Cuánto tiempo debería durar esto? Lo mínimo posible. Mientras lo piensas, lo construyes, lo pruebas y lo despliegas, la tecnología, los modelos de negocio, las culturas empresariales, habrán evolucionando y tendrás nuevos campos en los que actuar.

Al final de este proceso, ¿tendrás un negocio 4.0? Tendrás un negocio en transformación, camino de convertirse en 4.0. Pero ya hemos establecido al principio que no tenemos muy claro cómo es un negocio 4.0 y por lo tanto cualquier cambio en esa dirección será tiempo ganado y, sin duda alguna, una mejora competitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. .

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar